Importancia de las rutinas en los niños. Cómo implementarlas usando un cuadro de rutinas (imprimible gratis)

Los niños pequeños funcionan mejor con horarios estructurados. Especialmente los niños pequeños y en edad preescolar, se sienten pequeños en el mundo. La mayoría de las cosas les pasan a ellos. Anhelan la previsibilidad, saber lo que sucederá, porque les da cierta sensación de control. Una rutina predecible permite que los niños se sientan seguros y desarrollen un sentido de dominio en el manejo de sus vidas.

Los niños pequeños son famosos por ser opositores, pero los niños que entienden la rutina, en lugar de sentirse presionados por lo que parece una circunstancia arbitraria, tienen más probabilidades de cooperar. Crear una rutina regular es una forma esencial de darles a los niños pequeños la seguridad de saber “lo que sucede después” en su día.

Las rutinas también desarrollan la corteza prefrontal, la parte de planificación y función ejecutiva del cerebro, a medida que los niños aprenden que las cosas suceden en un cierto orden durante el día.

Tener un plan para el día también puede ser importante para los adultos que cuidan a los niños. Es cierto que a muchos de nosotros nos encanta la libertad de decidir sobre el impulso del momento lo que viene a continuación y, a veces, esa es la base de la creatividad. Pero eso funciona mejor cuando nosotros decidimos qué reglas romper. Sin una rutina, la vida con niños puede abrumarnos y descarrilarnos, dejándonos atropellados por la vida, en lugar de seguros y a cargo.

10 beneficios de las rutinas familiares

Aquí te presento una lista de algunos de los beneficios que nuestros hijos pueden obtener de una rutina constante en la vida diaria.

1. Ayuda al niño a tener un horario

La rutina constante ayudará a nuestros hijos y a sus “relojes biológicos” con muchos elementos básicos del día a día, como:

  • Capacidad para tomar siestas y dormir bien por la noche.
  • Capacidad para comer comidas completas y saludables
  • Evacuaciones intestinales regulares
  • Juego saludable y tiempo al aire libre
  • Comportamiento tranquilo y relajado en “momentos de inactividad” durante el día

Por ejemplo, como su hijo y su cuerpo saben que es hora de dormir, es más fácil relajarse y descansar.

2. Une a la familia

Cuando un niño sabe qué esperar y nota las actividades familiares habituales, comienza a comprender lo que es importante. Esto fortalece los valores, creencias e intereses compartidos.

El niño, por ejemplo, puede notar que cenar juntos todos los días o desayunar con los abuelos los sábados por la mañana es importante. Pueden ver que el tiempo en familia juntos es especial. Incluso si su hijo es pequeño, reconocerá estas tradiciones. La familia se une al hacer cosas importantes y regulares juntos.

3. Establece expectativas

En lugar de tener una lucha de poder sobre recoger juguetes al final del día o bañarse, el niño se acostumbra a saber cuándo es la “hora de recoger” y la “hora del baño”.

Los niños comienzan a esperar y completar actividades sin problemas. Los padres nos convertimos en socios en esa rutina, en lugar de la persona que le dice al niño que “haga esto” y “no haga esto”.

4. Crea un hogar más tranquilo

Debido a que el niño y otros miembros de la familia saben qué esperar, el estrés y la ansiedad se reducen.

El niño sabrá lo que viene a continuación. Se sentirán valorados porque están incluidos en los planes y no se sentirán obligados a hacer algo.

5. Le da a su hijo confianza e independencia

Con una rutina, un niño aprenderá con el tiempo cuándo es el momento de cepillarse los dientes o ponerse el pijama. Se enorgullecerán de saber lo que se supone que deben hacer y de hacerlo por sí mismos.

En lugar de que siempre se le diga lo que debe suceder, su hijo se sentirá seguro de seguir adelante y hacerse cargo de sí mismo. Los niños que se sienten más independientes y a cargo de sí mismos tienen menos necesidad de rebelarse y ser opositores.

6. Establece hábitos saludables y constructivos

Cuando su hijo realiza habitualmente las mismas actividades, como lavarse las manos antes de las comidas, lavarse los dientes y salir a caminar después de la cena, puede parecer solo una forma organizada de hacer las cosas a tiempo. Sin embargo, esta repetición también crea hábitos en torno a estas actividades saludables que su hijo puede llevar consigo de forma natural en la vida posterior.

7. Nos ayuda a nosotros, los padres, a recordar cosas importantes

Ya sea para asegurarnos de que el niño tome sus medicamentos todos los días o para recordar pagar las facturas todos los meses, una rutina nos ayuda a mantenernos encaminados.

En medio de la ajetreada vida familiar, podremos realizar un seguimiento de los detalles importantes, lo que permitirá un hogar más libre de estrés y un tiempo de calidad juntos como familia.

8. Ofrece a nuestros hijos la oportunidad de emocionarse con lo que se avecina.

Si su hijo sabe lo que está programado, se anticipa y espera con ansias los eventos futuros, como ir al parque los viernes por la tarde o pasar tiempo con papá los domingos por la mañana.

Cuando se establecen estas actividades, su hijo se siente como una parte amada de la familia y del mundo. Además, se hace ajusta mejor a las exigencias de un horario. Es posible que ahora quiera ir al parque, pero puede aprender que siempre vamos al parque por la tarde, y puede esperarlo con ansias entonces.

9. Brinda la oportunidad de construir momentos de conexión

Todos sabemos que necesitamos conectarnos con nuestros hijos todos los días, pero cuando nuestro enfoque es hacer que los niños sigan el horario para llevarlos a la cama, perdemos oportunidades para conectarnos. Si incorporamos pequeños rituales de conexión en nuestra rutina, se convertirán en un hábito. Intente acurrucarse con su niño cuando los vea por primera vez en la mañana, o darle un masaje antes de dormir.

10. Ofrece estabilidad en tiempos de cambio o estrés.

Los cambios y el estrés afectan la vida y la sensación de seguridad de un niño, como un divorcio, una enfermedad, una mudanza o el nacimiento de un nuevo hermano.

Cuando la familia tiene una rutina establecida, la normalidad está presente en la vida del niño, pase lo que pase. Un niño encuentra la calma, la estabilidad y el amor a través de elementos de la rutina, como cenas familiares o viajes regulares los jueves al parque.

Rutinas y bebés

¿Significa esto que se debe poner a los bebés en rutinas lo antes posible?

¡NO! Los bebés nos dicen lo que necesitan. Los alimentamos cuando tienen hambre, los cambiamos cuando están mojados. Con el tiempo, aprenden el primer paso de una rutina: dormimos de noche. Pero obligar a un bebé a adaptarse a nuestra rutina no responde a las necesidades del bebé. Si no se satisfacen sus necesidades, simplemente se sentirá como si el mundo fuera un lugar donde sus necesidades no se satisfacen, por lo que tendrá que recurrir al drama para tratar de satisfacerlas.

A medida que el bebé entra en la infancia, establecerá su propia rutina, acomodándose en una especie de horario. La mayoría de los bebés adoptan un patrón bastante predecible. Podemos ayudarlos con esto estructurando nuestro día en torno a sus necesidades, así, por ejemplo, nos aseguramos de que las condiciones sean adecuadas para su siesta en el momento en que suele dormir. Gradualmente, con el tiempo, podemos responder a su horario natural de comer y dormir desarrollando una rutina que funcione para él y para toda la familia.

Consejos para crear rutinas para tus hijos

No existe una fórmula perfecta que te garantice el éxito en este aspecto. Existen tantas rutinas como familias y solo tú sabrás encontrar las que se acomoden al estilo de vida familiar. Por lo general, las rutinas suelen incluir los siguientes aspectos:

  • El momento de prepararse por la mañana
  • Las horas del baño, las comidas, las siestas y la hora de dormir
  • Horarios de tareas domésticas, cocina y limpieza
  • Tiempo de juego, tiempo en familia y juego al aire libre

Pero, además de ajustarse a tu familia, una buena rutina debe cumplir con estos tres requisitos:

Bien planeado: En una buena rutina, todos comprenden sus roles, saben lo que deben hacer y ven sus roles como razonables y justos. Por ejemplo, sus hijos saben que se turnan para lavar y secar cada noche después de la cena. A medida que los niños crecen, pueden participar en la planificación de las rutinas.

Regular: Las buenas rutinas se vuelven parte de la vida familiar diaria. Por ejemplo, es posible que todos estén ansiosos por los pancakes de papá los domingos en la mañana o los paseos familiares de los sábados.

Previsible: En una buena rutina, las cosas suceden en el mismo orden cada vez. Todos saben qué esperar del día. Por ejemplo: arreglamos la cama y luego desayunamos, hacemos la actividad “escolar” del día y luego salimos a jugar al patio.

Consejos para diseñar la rutina familiar para tus hijos

1. Establezca los momentos importantes, como las comidas, las meriendas, las siestas y la hora de dormir.

Debido a que afectan la capacidad de su hijo para dormir y comer, estos elementos deben ser lo primero.

Si actualmente no tiene un horario, cambie gradualmente a una rutina constante. Por ejemplo, es posible que desee establecer primero una hora de siesta y una hora de acostarse regulares. Luego, puede agregar horarios regulares de comida y baño.

Piense en sus cosas básicas no negociables (quién tiene que estar en la cama a qué hora) y luego dé a sus hijos algunas opciones (¿Quién se baña primero? ¿Qué animalito vas a llevar contigo a bañarse hoy? ¿Qué cuento quieres que te lea hoy? ¿Qué pijama vas a escoger hoy?)

2. Agregue pequeños rituales a cada parte de la rutina.

Por ejemplo, es posible que desee agregar una lectura regular de 10 minutos y un tiempo para acurrucarse con su hijo antes de acostarse. Esto les ayuda a relajarse y a sentirse listos para dormir. O cantar una canción para cepillarse los dientes, o (como en nuestro caso) que los dinosaurios vayan a apagando las luces antes de dormir.

3. Trabaje hacia la coherencia y deje espacio para la flexibilidad.

Si bien las rutinas son importantes para nuestro hijo, también es importante mantenerse flexible, dejando espacio para tiempo libre y no programado. Esto ayudará al niño a aprender cómo lidiar con la imprevisibilidad y el cambio, y también evitará que la rutina familiar se convierta en una fuente de estrés.

Además, la espontaneidad y la creatividad son factores importantes en la vida de un niño. Hay momentos en los que las reglas están hechas para romperse, como quedarse despierto hasta tarde para ver un eclipse o dejar los platos del desayuno en el fregadero porque hay un animal emocionante en el patio trasero. No hay razón para que la estructura sea opresiva. Recuerde mantenerse sensible y adaptable a las necesidades de cada niño (y adulto). Cuando un horario se vuelve demasiado reglamentado o estricto, los beneficios se reducirán y los niños pueden sentirse controlados por él en lugar de liberados por él (que es el objetivo final).

4. Cree un “cuadro de rutina”

Esto es muy recomendable para ayudar a su hijo a desarrollar un sentido de su “rutina”. Hay muchas formas de hacer esto, pero básicamente esto es solo un póster con fotos de su hijo haciendo sus actividades habituales. Puede comprarlos comercialmente, pero también puede hacer los suyos fácilmente. Simplemente tome fotos (o busque imágenes) que describan la rutina diaria de su hijo (despertarse, ir al baño, vestirse, desayunar, hacer mandados, merienda, jugar, almorzar, tomar una siesta, etc.). Puede escribir las palabras junto a la foto.

A algunas personas les gusta organizar las fotos en un círculo como un reloj, pero los niños pequeños piensan que el tiempo es más lineal, por lo que es posible que el reloj no ayude a su niño tanto como una simple línea de tiempo. Simplemente coloque las fotos en una cartulina en el orden en que suelen aparecer. Es bueno usar cinta o velcro en lugar de pegamento, para permitir cambios de horario y en caso de que necesite cambiar “recados” por “Visitar a la abuela”. Incluso puede comprar un tablero de anuncios magnetizado y pegar fotos de su hijo haciendo estas actividades en imanes, para que pueda moverlos.

A medida que su hijo crezca, probablemente querrá dos gráficos separados de las rutinas matutinas y vespertinas, para que pueda empezar a hacerse cargo de su propio horario. Guarde las “tareas” de la mañana en un sobre debajo de la tabla, para que su hijo pueda organizar las tareas en el orden en que quiera abordarlas.

Este tipo de gráfico permite a su hijo hacerse cargo de su propia rutina, reduciendo las luchas de poder y la necesidad de que usted participe en cada movimiento que haga su hijo de tres años por la mañana. Aún querrá conectarse al comienzo de la rutina y durante toda la rutina según sea necesario para mantener a su hijo en el camino correcto, pero su intervención puede tomar la forma de abrazos y control, en lugar de ladrar órdenes. Podrías decir “Veo que ya estás vestida. ¡Vaya! ¡Te pusiste esa camiseta solo! ¿Qué sigue en tu lista?”

A los niños de voluntad fuerte les encantan especialmente los gráficos de rutina, porque pueden hacerse cargo de sí mismos y evitar las luchas de poder. Pero a todos los niños les encanta la oportunidad de sentirse menos controlados y de dominar las exigencias de sus vidas. La autonomía es una necesidad humana básica, y los niños a quienes se les da más independencia donde pueden manejarla se vuelven más dispuestos a cumplir con las instrucciones de los padres en general. Aún mejor, un niño que se hace cargo de su rutina temprana aprende a ser responsable y se vuelve emprendedor. Lo que significa que puede hacer muchas menos molestias y disfrutar mucho más de su hijo.

Haga clic en la imagen para que descargue las tarjetas que estoy utilizando con mi hijo para nuestro cuadro de rutina.

5. Establezca momentos especiales con su hijo.

Ya sea que se trate de un viaje regular a la casa de la abuela, pasear al perro juntos o ir a tomar un helado cada sábado, cree expectativas y una rutina de tiempo familiar.

6. Practica la paciencia.

Establecer un horario puede ser difícil para su hijo al principio, pero se acostumbrará a él. Las rutinas necesitan tiempo para convertirse en hábitos. Intente dar a una nueva rutina al menos un mes antes de agregar algo nuevo.

Trate de no impacientarse o frustrarse si la rutina tarda en volverse “regular” para su hijo. Será de gran ayuda si puede hacer que todo sea divertido manteniéndose en un estado de ánimo muy positivo independientemente de sus reacciones. Puede escuchar sus argumentos, pero si no responde, no habrá discusión. Simplemente simpatice con su infelicidad y refuerce su límite: “Sé que no quieres ir a bañarte y prepararte para dormir. Te estabas divirtiendo mucho jugando. Pero mira tu cuadro de rutina… ya jugaste ya cenamos y ahora es hora de prepararse para ir a la cama. Vamos a dormir temprano para que tengamos energía mañana que vamos a caminar”.

7. Ajuste según sea necesario.

A medida que pasen los meses, empezará a ver qué funciona y qué no funciona para la familia. Una rutina está destinada a ayudar a la familia, no a obstaculizarla. Asegúrese de que su rutina sea saludable y positiva para su hijo y otros miembros de la familia.

Esto que te he compartido ha sido resultado de investigar y leer varios artículos que luego puse en práctica y me ha funcionado muy bien. A continuación dejo los enlaces a algunas de las páginas que consulté.

The Importance of Routine for Children | KLA Schools

10 Reasons A Daily Routine is Important for Your Child (and How to Set One) | Petit Journey

The Importance of Schedules and Routines | ECLKC (hhs.gov)

Why Routines Are Important for Infants and Toddlers | Kaplan Early Learning Company (kaplanco.com)

Routines for families: how & why they work | Raising Children Network

Why Routines are Important for Your Child’s Well Being (schoolhouse-daycare.co.uk)

How to Create a Daily Routine that Works for Your Family (schoolhouse-daycare.co.uk)

The Importance of Routine in Childhood (melbournechildpsychology.com.au)

The Importance of a Child’s Routine | Free Planner (highspeedtraining.co.uk)

Routines give kids a sense of security and help them develop self-discipline. (ahaparenting.com)

Starting a Family Routine (ahaparenting.com)

Why your toddler needs a routine. (ahaparenting.com)

7 Benefits of Routines for Children | My Starry Chart

Un comentario en “Importancia de las rutinas en los niños. Cómo implementarlas usando un cuadro de rutinas (imprimible gratis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: